Roquero solitario

El roquero solitario (Monticola solitarius) es una especie de ave paseriforme de la familia Turdidae. En mucho lugares de España se le conoce por el mirlo azul.

Su nombre es bastante ilustrativo por su marcado carácter rupícola. Esta asociado a diferentes ambientes rocosos, suele ocupar acantilados, cañones de los ríos, barrancos, pedrizas o incluso canteras en desuso. A veces se le ve en construcciones humanas.

El macho posee un plumaje azul oscuro característico. La hembra tiene una librea gris-parda y en las partes inferiores presenta un suave jaspeado con manchas blancas. Se le puede confundir con el mirlo, pero los roqueros son mucho más estilizados. Puede medir hasta 23 cm de longitud (de pico a cola) y cuenta con una envergadura alar de unos 37 cm.

La alimentación del roquero va variando a lo largo del año adaptándose a lo que le ofrece el entorno. Su dieta básica es toda clase de invertebrados, los cuales consume durante todo del año. En primavera y verano, complementa su dieta con algunas lagartijas, mientras que en otoño e invierno la complementa con frutos pulposos y bayas.

En abril o mayo construyen un nido en forma de cuenco, utilizan alguna oquedad o grieta existente en los cortados, cornisas rocosas y taludes. Para su creación utilizan hierbas secas, hojas y musgo, después lo terminan con hierbas y plumas. Esta estructura suele quedar muy escondida en un lugar inaccesible. Son aves de una sola puesta anual pero se dan casos, en la zona mediterránea, de dos puestas.

En España son residentes habituales y pueden encontrarse desde el nivel del mar hasta la media montaña. En invierno puede efectuar desplazamientos cortos a áreas cercanas más cálidas.

La población ibérica, esta experimentando un declive moderado por la presión urbanística en áreas montañosas o zonas costeras rocosas que destruye su hábitat.

Curiosidades:

Su nombre ya le califica, es bastante solitario.

Caza a las lagartijas al acecho, estando inmóvil y vigilando una grieta donde da el sol, que él  sabe que está ocupada por su presa que pronto asomará.

No es fácil de fotografiar por dos razones, es inquieto permanece poco tiempo quieto y no es muy abundante.

Es de los pocos animales que resultan favorecidos por los incendios, al aumentar la cantidad de suelo desnudo rocoso.
Protected by Copyscape

4 comentarios:

  1. Que pájaro tan bonito, no lo había visto nunca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es precioso y no muy fácil de encontrar.

      Eliminar
  2. Muy bonitas imágenes.. Este año tuve uno todo el invierno y he disfrutado mucho haciéndole fotos.. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Que suerte poder disfrutarlo durante meses.

      Eliminar