Verdecillo

El verdecillo o serín verdecillo (Serinus serinus), conocido de manera popular como chamarín. Es un ave muy común en la cuenca mediterránea pero no por ello deja de ser interesante. A mi personalmente me gusta bastante.

Esta especie dependiendo de la zona en la que habita es considerada como residente, migratoria parcial o migratoria ya que se desplazan hacia las zonas mas cálidas conforme avanza el frió y viceversa.

Es el más pequeño de la familia de los fringílidos. El tamaño es su principal característica, es pequeño de unos 11 centímetros de pico a cola, con unos 13 gramos de peso y 23 cm de envergadura alar.

Otro rasgo diferenciador es su pico ancho y corto. Es una "herramienta" muy resistente y fuerte, que le hace capaz de romper ramas bastantes gruesas en proporción a su tamaño.

Tienen un color verde con algunas líneas oscuras hacia el dorso, así como en la parte de la cabeza y los laterales de su cuerpo. En la frente tiende a ser un verde amarillento, que comprende el rostro y parte del cuello. El amarillo se hace más intenso en la zona de la garganta, pecho y obispillo, terminando en el vientre con una coloración blancuzca.

La hembra es algo mas pequeña y de tonos mas apagados.

El hábitat se extiende desde el norte de Europa hasta el norte de África. Frecuenta bastantes tipos de  ecosistemas por lo que se le puede encontrar en bordes y claros de bosques, siembras, parques urbanos y jardines. Esta especie es común en los pueblos. También se le puede encontrar en barrancos y desfiladeros. Sobre todo donde haya árboles y arbustos para poder nidificar.

Se alimenta de material vegetal y pequeños invertebrados, dependiendo de la época del año. Consume las semillas y brotes de plantas. También incluyen larvas de polilla y arañas en su dieta. Forrajean activamente en arbustos y pequeños árboles.

La mayor amenaza de esta ave es el uso de plaguicidas y herbicidas. Son víctimas directas, como otros muchos animales, de estos potentes venenos que acaba con la vida de miles ejemplares cada año.

Consejos para fotografiar:


  • Entra fácilmente al hide, tanto comedero como bebedero. Es muy nervioso y algo desconfiado.
  • Los posaderos deben ser pequeños. También hay que aislarlo de elementos grandes que distraigan la atención o le quiten protagonismo.
  • Dado su tamaño hay que tener bastante aproximación o se nos perderá dentro del marco de la fotografía.
  • Tiene un ojo muy agradecido, le brilla fácilmente.


Gracias por leer este blog de fotografía, KR.

6 comentarios: