Prueba Canon 400 f 2.8 IS III

Esta review del Canon 400 f 2.8 IS III refleja mis conclusiones. Es una prueba realizada en profundidad después de mas de dos meses de utilización, sobre el terreno.

Agradecer al patrocinador de este blog. Fotocasion los esfuerzos reiterados que realiza para hacer posible esta serie de entradas.

La prueba está realizada durante mas de dos meses y se basa en mi uso del objetivo en el campo, con las condiciones que me he encontrado en cada momento. No me voy a limitar a dar una serie de detalles técnicos que puedes encontrar en cualquier sitio. Voy compartir las sensaciones y mi experiencia, lo que he podido observar al usarlo en el mundo real.

No sería sincero si no avisara que 400 f2.8 es mi focal preferida para fauna, aunque voy a intentar ser lo mas ecuánime posible como en todas mis pruebas.

Todas las imágenes de la prueba, que se muestran en esta entrada, están hechas con luz natural. Abajo del todo tienes las fotos que he realizado durante esta review.

Primera impresión.

Cuando coges la bolsa (ya no trae maleta), por primera vez, te das cuenta de que es bastante ligero para esta focal.

Al tenerlo en la mano ves un objetivo robusto, con una construcción solida, que transmite muy buenas sensaciones.

El aspecto exterior es completamente diferente a su predecesor, tamaño, anillo del trípode e incluso el color es mas blanco.

Al montarlo en la cámara se nota equilibrado y que lo puedes utilizar a pulso, sin trípode, cosa que con su antecesor no ocurría.

Desde el principio no me gusto el protector que trae para tapar el objetivo por su parte delantera y el uso continuado me ha confirmado esa impresión, se cae constantemente al sacarlo de la mochila que utilizo de manera habitual.

Sobre el terreno.

Lo primero que notas al montarlo en el trípode es que el centro de gravedad ha cambiado, está mas equilibrado que el anterior que lo tenía demasiado adelante.

Puedo garantizar que está perfectamente sellado ya que se me mojó bastante en una de las salidas.

Le han bajado la distancia mínima de enfoque algo que a mi personalmente me viene genial para comedero y bebedero de aves.

Es sorprendente el rendimiento que tiene a máxima apertura con un escasísimo viñeteo que es casi imperceptible.

Otra cosa que ha mejorado respecto a su predecesor es la estabilización, se puede disparar a pulso incluso en condiciones de luz poco favorables.

El anillo de enfoque manual es bastante ancho, de goma y lleva ayuda electrónica por lo que es bastante cómodo de manejar.

Lo que menos me ha gustado en el trabajo de campo es el anillo del trípode, es pequeño, muy elevado y con una rosca de cada tamaño (algo incomprensible). 

Otro aspecto a seguir mejorando es el peso, se nota mas ligero pero esto se te olvida cuando disparas a pulso durante varias veces seguidas.

Calidad óptica.

Esta lente ofrece una calidad de imagen absolutamente excepcional. Podría "sacar la caja" de los adjetivos superlativos positivos por que la categoría de este objetivo en este apartado bien lo merece.

La realidad es que no hay nada que criticar sobre la calidad óptica. El 400 II ya estaba muy bien afinado en este aspecto y este también lo está. No tiene ningún tipo de aberración cromática destacable en ninguna apertura.

Tiene una nitidez impresionante y consigue unos colores excelentes. Este objetivo es una herramienta que ayuda a realizar fotografías nítidas y muy bien equilibradas.

Tener un f2.8 es para dos cosas conseguir trabajar con malas condiciones de luz y conseguir un buen desenfoque en ambos aspectos es muy bueno el objetivo.

¿Cómo definir en una sola palabra la calidad óptica? Impresionante.

Enfoque.

El rendimiento del auto focus es fundamental para el funcionamiento de una lente con poca profundidad de campo que se utiliza especialmente para fotografiar acciones rápidas. Su  antecesor ya brindaba un rendimiento muy bueno en este aspecto y este continúa esa tendencia.

Si soy sincero no he notado mucha diferencia, en cuanto a la rapidez, con el anterior y es que ya era muy bueno haciendo este trabajo. Esto ya es un logro porque ahora la distancia de enfoque es menor (2,5 m.) por lo que debe ir desde ella a infinito.

Es una lente en la que puedes confiar para fotografía de acción ya que no falla el enfoque ni en malas condiciones de luz, niebla, etc. es un enfoque muy preciso.

Además de ser rápido y preciso, el sistema de AF es muy silencioso. Si escuchas atentamente, estando en el hide, puedes percibir algunos sonidos internos junto con clics silenciosos, pero ni siquiera noto los sonidos al concentrarme para disparar.

Aquellos interesados ​​en enfocar de manera manual con este objetivo decirles que el anillo ofrece una excelente experiencia de enfoque manual ya que es grade y está donde debe estar. Además cuenta con ayuda electrónica que puedes cambiar dentro de tres velocidades de enfoque predefinidas.

Estabilización.

La estabilización ha mejorado sobre la anterior versión y se nota.

Este objetivo es más ligero que la versión II, pero aún así no es tan liviana como para sostenerla a pulso y sin ninguna apoyo (sólo codos pegados al cuerpo) durante mucho tiempo, por lo que andarás subiendo y bajando los brazos y temblarás por lo que esta ayuda extra del estabilizador siempre nos viene bien.

Cuenta con tres posiciones:
1 Sirve para todo en general y es la que habitualmente se utiliza.
2 Se utiliza para seguir movimientos paralelos.
3 Es para movimientos erráticos.

Otra cosa que me gusta es que el estabilizador detecta automáticamente cuando lo utilizas sobre un trípode.

Con x1.4 y x2

Con el Canon x1.4 III tiene un rendimiento adecuado, todas las fotos de esta entrada de aves en vuelo o movimiento están realizadas con el puesto, tu mismo puedes evaluar la calidad.

Si le sumas el x1.4 no flojea en el enfoque, aunque si flojea algo en la calidad de imagen por lo que consigues un 560mm f4 bueno. Aunque el conjunto funciona mejor a f5.6.

Para mi gusto con el Canon x2 III tiene un mejor rendimiento en calidad de imagen especialmente a f8 pero no así en enfoque, con el x2 puesto le cuesta mas enfocar especialmente en condiciones de baja luz. Pero merece la pena para algunas ocasiones tener disponible un 800mm f5.6.


En resumen si te lo puedes permitir económicamente este objetivo juega en otra liga.

Lo que más me ha gustado:

- La calidad de construcción
- El rendimiento en general.
- El enfoque.
- La estabilización.

Lo que menos me ha gustado:

- Precio.
- Anillo del trípode.
- Tapa protectora delantera.
- Peso aunque es mas ligero aun se nota.

Fotografías realizadas a lo largo de la prueba:

4 comentarios:

  1. Me encantan todas las fotos, como siempre.

    ResponderEliminar
  2. Tus fotos son preciosas con el CAnon 400 F2.8 y sin él, por lo que cuentas debe de ser un pepino el bicho.

    Abrazote utópico, Irma.-

    ResponderEliminar