Consejos para fotografiar fauna local

Tendemos a pensar que es difícil ser fotógrafo de fauna sin estar constantemente de viaje por lugares exóticos.

Aunque tengo la suerte de viajar de vez en cuando para hacer fotografía de animales salvajes, estoy convencido de que se pueden obtener excelentes imágenes incluso aunque vivas en una ubicación aparentemente "pésima".

¿Por qué estoy tan seguro de esto? Pues porque vivo en el sur de la provincia de Ciudad Real. La zona es un tipo de llanura semidesértica, con un clima mediterráneo continental, tenemos inviernos muy fríos y veranos extremadamente calurosos.

Seamos sinceros, si hubiera un listado de lugares terribles para la fotografía de fauna, mi zona ocuparía un lugar bastante alto en esa lista.

A pesar de mi ubicación poco adecuada, puedo salir cada fin de semana y encontrar animales para fotografiar. De hecho, todas las imágenes de este post están realizadas dentro de mi área de campeo (una hora en coche).

Parte del truco para fotografiar a animales en una ubicación tan poco ideal es conocer algunas técnicas. En esto me centraré en el resto de esta entrada.

Colabora con la naturaleza:

Si vives en un lugar extremo pon agua en verano y comida en invierno. Ayudaras a sobrevivir a los animales y ellos te darán buenas fotos. La SEO y otras asociaciones de defensa de los animales recomiendan hacer esto.

Los animales en general son bastante desconfiados por lo que en ocasiones necesitaras montar un hide para fotografía, no te olvides de los permisos necesarios.

Explora:

Quizá el consejo mas importante es que conozcas parques naturales, lagunas, ríos, y cualquier terreno público donde puedas encontrar animales de cualquier tipo. Camina por los senderos con los prismáticos siempre encima. Recorre en coche toda tu área de campero, tantas veces como sea necesario, despacio, observando. Sé que suena aburrido y tedioso (algunas veces lo es), esta es la única forma de encontrar oro.

Cuando se trata de animales no des nada por supuesto, eso es un gran error. Además, ten en cuenta que los lugares que están completamente desprovistos de vida silvestre en una época del año pueden estar llenos de oportunidades en otras épocas (varios lugares por aquí son así).

Habla con la gente del campo:

Los que mejor conocen cada zona son los pastores, agricultores, guardas, forestales, etc. Explícales lo que haces, enséñales el equipo, tus fotos, diles lo que buscas. Si entras en sintonía con esas personas ellos te facilitaran buenas ubicaciones y te comentarán los lugares por donde se mueve la fauna.

No temas a los lugares concurridos:

Cuando vamos a fotografiar fauna de manera frecuente pensamos que se requiere un lugar poco concurrido para obtener buenas tomas, cuando por lo general ocurre lo contrario. 

Busca en las áreas donde la vida silvestre se ha acostumbrado a la presencia humana. Los bichos que se han habituado a la gente no se asustan tan rápido y permiten que te acerques mas. 

Ir temprano y entre semana:

En mi experiencia, el amanecer es tu mejor aliado cuando se trata de la fotografía de la fauna. Ir temprano te ayuda al éxito de varias formas.

Lo primero es obvio: los animales están más activos al iniciarse el día (tienen que comer), por lo que salir al salir el sol aumenta las posibilidades de éxito.

Otra razón es la luz: no hay nada como esa primera hora de luz solar dorada que ilumina a los sujetos en la naturaleza.

Además, hay menos gente. Es más fácil acercarse a los animales que están acostumbrados a las personas. Sin embargo, cuando pasa alguien el animal se aleja un poco cuantas más personas vayan delante de ti, más lejos estarán de las zonas de paso.

Estate atento a las migraciones:

En casi todas las partes del mundo hay animales que migran de manera total o parcial. Alguno de esos bichos podrían estar pasando por tu zona en algún momento del año.

Quería fotografiar el ruiseñor pechiazul, había llegado a hablar con gente de Huelva para que me ayudaran a fotografiarlo allí. Pues en una época del año los tengo a menos de una hora de coche de casa. Por esto merece la pena estar atento a las migraciones.

Haz un buen trabajo:

Es fácil dar por sentado la vida silvestre local, siempre estará ahí. Quiero decir, siempre puedes volver mañana, ¿verdad?

Sin embargo, debes tratar cada oportunidad como algo que no puede volver a obtener y poner el mismo cuidado que pondrías si estuvieras en África fotografiando un guepardo.

Tu método debe ser cuidadoso y considerado para el erizo de al lado de casa. El hecho de que un animal sea muy común no justifica una técnica descuidada. Soy tan meticuloso en mi proceso de trabajo fotográfico con una ardilla roja como con un cárabo lapón.

Tener a un animal cerca de casa te permite hacer cosas maravillosas, trabajos de largo plazo y disfrutar mucho. Mira como ejemplo este making-of de fotografía de fauna.

El clima:

Como vivo en la zona, no tengo que preocuparme por no disparar si las condiciones son malas. Puedo incluso elegir el tiempo que quiero para hacer más interesante mis fotografías y experimentar con ellas.

La siguiente foto está realizada al amanecer, a contra luz, en un día con niebla y con la temperatura de color tocada en la cámara.

Así que aquí lo tienes. Cuando se trata de fotografía de fauna local, poniendo un poco de esfuerzo puedes encontrar buenas posibilidades fotográficas en cualquier sitio.

Gracias por leer este blog de fotografía, KR.

11 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo Kique, yo hago bastantes a los visitantes de mi jardín, pájaros, mariposas, saltamontes etc.

    ResponderEliminar
  2. Como siempre, gran trabajo, y excelentes consejos. Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Muy buen artículo. Totalmente de acuerdo. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  4. Has descrito mi vida como fotógrafa.. Totalmente de acuerdo.. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso post Kique! Estoy de acuerdo en todo lo que has dicho!! Y las fotos son impresionantes. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
  6. Qué buenos consejos, sólo me falta una buena cámara ...

    ResponderEliminar