lunes, 13 de febrero de 2017

Gorrión moruno, el gregario


El gorrión moruno (Passer hispaniolensis) es un ave muy social y gregaria especialmente en las zonas de cría donde se encuentran grandes concentraciones. Para alimentarse, beber agua, etc. se disgregan en grupos menores.

Es una subespecie autóctona de la península Ibérica, aunque se la puede encontrar en zonas del Magreb, Córcega, Sicilia, Grecia, etc. Su aspecto es muy similar al gorrión común.

Es habitual que algunas colonias se alojen cerca de nidos de rapaces, cigüeñas y otras aves de gran tamaño, colocando los morunos sus nidos en las cercanías e incluso, a veces, entre el ramaje del nido. Se cree que hacen esto como protección.



Vive en zonas abiertas de cultivo o matorral bajo con cercanía de áreas arboladas o bosques aislados de encinas, alcornoques, pinos, etc.

Es del mismo tamaño que el gorrión común. Las hembras del moruno son difíciles de distinguir de sus parientes, apenas se diferencian en que la longitud del pico es ligeramente mayor y por un tenue listado en el pecho (difícil de observar si están en movimiento). Los machos se distinguen bien del común ya que cuentan con un barrado en el pecho y los flancos, además tienen un marcado antifaz negro que le recorre el ojo.

El gorrión moruno hibrida en ocasiones con el gorrión común, aunque no es lo habitual ya que sus comportamientos son diferentes en la Península, aunque en algunas zonas pueden existir poblaciones híbridas de cierta entidad.

La alimentación es vegetariana (semillas, frutos, brotes...) excepto en la época de cría que la complementan con insectos.

Existe una importante pérdida de huevos y pollos en las colonias por la depredación por parte de ofidios, mustélidos, roedores y otras aves. A veces, esta es la causa de la pérdida de colonias casi enteras. Aún así no está en peligro.

Calificación de la UICN:





10 comentarios: