lunes, 14 de marzo de 2016

Herrerillo capuchino, el punky



El herrerillo capuchino (Lophophanes cristatus) es un ave pequeña y bastante inquieta. Su apariencia es inconfundible por su característica cresta terminada en puntada, de plumas blancas y negras y que despliega de manera habitual.

Tiene hábitos forestales. Se encuentra en una gran variedad de ambientes arbolados principalmente bosques de coníferas, aunque también aparece en encinares, alcornocales, etc.

Para la fotografía es bastante nervioso, por lo que hay que estar muy atento a sus movimientos. Su ojo es precioso y muy agradecido a la luz ya que brilla con facilidad. Hace una pose muy típica con las patas abiertas que ayuda bastante en la composición.

Su cabeza es un juego de bandas blancas y negras. Presenta una corbata negra que se prolonga a modo de collar, además cuenta con una línea ocular negra, otra que recorre la mejilla, siempre sobre fondo blanco. El dorso, las alas y la cola son de tono pardo, que contrasta con los flancos, el pecho y el vientre que es de un color canela pálido. Tiene un pico fino de color negro y un bonito ojo color rubí.

La pareja construye el nido a principios de marzo y lo hacen en oquedades de viejos troncos o en nidos abandonados de picapinos o de pito real, también utilizan las cajasnido como lo hacen otros paridos.

Se alimenta a base de pequeños insectos, complementa la dieta con semillas y  bayas, sobre  todo en otoño y en invierno. Suele acumular semillas para los momentos más duros.

Esta ave se considera como “De interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas.

































































6 comentarios: