lunes, 15 de febrero de 2016

Urraca, la oportunista





















La urraca común (Pica pica), es sin duda el ave que mejor se adapta a entornos cambiantes y por eso la podemos encontrar en muchos parques de las ciudades, al haberse acoplado perfectamente al progreso humano.

Se trata de un córvido de tamaño medio con pocos depredadores naturales, el azor es uno de ellos, por eso es cada vez más abundante. Quizá quien más daño les hace son los crialo (Clamator glandarius) parasitándole los nidos.

Es un animal muy listo que aprende rápido y que puede ser domesticado, de hecho, antes era algo común que algunas personas en los pueblos las tuvieran de mascotas. Pueden aprender a imitar algunas palabras. Mi padre me cuenta que conoció una urraca en cautividad que le habían enseñado a decir "María, chicha y pan". Esto se explica ya que como todos los córvidos, manifiesta una notable capacidad para emitir gran variedad de vocalizaciones diferentes, mediante las cuales se comunica con sus congéneres. Normalmente, es un ave bastante ruidosa.

Aunque parece que son blancas y negras, tienen el plumaje irisado, las alas y una larga cola, por lo que dependiendo de cómo le da la luz despiden destellos purpúreos, azules o verdes. El pico es robusto y de color negro, al igual que sus ojos, lo que los hace difíciles de distinguir, aunque para fotografía son agradecidos, ya que con poca luz le brillan.

Es omnívora, el oportunismo y la gran capacidad de adaptación de esta especie se manifiestan también en la absoluta falta de especialización en su dieta, casi cualquier cosa comestible es susceptible de integrar parte de su sustento. Así, en función del lugar y de la estación del año, puede comer desde grano a invertebrados, todo tipo de desperdicios, carroña y frutas. También devorará huevos y polladas de otras aves, dará caza a pequeños vertebrados, reptiles y roedores.

Tiene muy mala fama entre los cazadores por comerse los huevos y los pollos de perdiz pero nadie le reconoce la cantidad de insectos que come, así como la limpieza que hace de roedores y pequeños animales muertos que hay en el campo.

Su forma de volar también es característica por su modo desgarbado de hacerlo, fuertes aleteos y largos planeos.

Personalmente sueño con ellas, ya que como les de por entrar en el hide, y más, si este es fijo arrasan con la comida, da igual la que sea.








7 comentarios:

  1. Tienes razón en tus explicaciones. En Barcelona hasta hace unos años sólo vivía en los barrios más altos, cercanos a la serra de Collserola o Montjuïc. Actualmente vive casi en toda la ciudad.
    Las fotografías són muy buenas, teniendo en cuenta que es una ave que se mueve mucho.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo en lo poco que se le reconoce su labor de comerse los bichos que nos pican. Las fotos magistrales como nos tienes acostumbrados, un fuerte abrazo desde Cantabria compañero.

    ResponderEliminar
  3. Yo soy uno de los afortunados que de niño tuvo una urraca como mascota. Comía con mi perro en el mismo cacharro y, a la hora de pasear, se acomodaba sobre su lomo como si el perro fuera un caballo.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  4. A mí, es un ave que me gusta. Las fotos están muy lindas. Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Y son muy asustadizas. Donde yo vivo hay muchas, incluso yo también conocí una que un vecino crió desde pequeña y decía hola a todo el que pasaba por la puerta de su casa. Las fotos realmente fantásticas.

    ResponderEliminar
  6. Urraca es un pájaro inteligente, agradable y bastante ruidoso. Linda foto de su hizo. Saludos.

    ResponderEliminar