lunes, 19 de octubre de 2015

Cigüeña blanca, señora elegante






















La cigüeña blanca (Ciconia ciconia) es un ave común y popular, sin embargo hemos dejado de valorar su elegancia y su porte.

Es un animal imposible de confundir por su tamaño y características. Su plumaje es blanco con negro irisado en las alas (plumas de vuelo y coberteras). Tiene un color rojo fuerte en sus largas patas y en el pico que es recto y fuerte. Mide cerca de 115 cm. desde la punta del pico hasta el final de la cola, puede llegar a tener una envergadura alar de hasta 215 cm. Ambos sexos son similares.

Otra de las cosas que caracteriza a la cigüeña y que estamos hartos de ver son sus nidos. La plataforma es muy grande y está construido en lugares altos con una buena vista de los alrededores. En Europa, han estado construyendo sus nidos sobre las edificaciones del hombre desde la Edad Media. Podemos encontrarlos sobre todo tipo de tejados, torres de iglesias, chimeneas, postes eléctricos... También anidan sobre árboles altos. Las cigüeñas vuelven para criar cerca del lugar donde nacieron.

Es un reproductor monógamo que se empareja de por vida. Cada año, la hembra pone unos cuatro huevos, que eclosionan de forma asíncrona. Ambos miembros de la pareja se turnan para incubar y también ambos alimentan a los pollos.

Es fácil verlas en tierras de labranza, zonas abiertas con hierba baja, en las orillas fluviales y terrenos poco inundados donde van a cazar roedores, insectos, serpientes, toda clase de anfibios, reptiles, peces, cangrejos... En ocasiones, se alimentan de carroña.

Es una de las grandes aves migratorias. Hace años la cigüeña invernaba principalmente en África y regresaba a Europa en primavera. A mediados del pasado s. XX se comenzó a observar que algunos ejemplares invernaban en el sur de España. Algo que se ha generalizado en las últimas décadas, hasta el punto de que la colonia invernante se ha cuadriplicado en los últimos diez años. Estas aves han encontrado en arrozales y basureros una nueva fuente de alimentación que les permite soportar el invierno en tierras del sur de la península, sin necesidad de viajar hasta la lejana África subsahariana.

Según los datos recogidos por el programa de seguimiento (http://www.migraciondeaves.org), las cigüeñas marcadas muestran comportamientos migratorios muy dispares: algunas no se mueven del área de sus nidos durante el invierno y otras se desplazan más de 3.400 km hasta el Sahel africano.






















































































8 comentarios:

  1. Me encantan todas las fotos pero especialmente en la que la cigüeña tiene las alas levantadas.

    ResponderEliminar
  2. "Així, no vénen de París?"
    Bromas a banda, las fotos son muy buenas.

    ResponderEliminar
  3. Enriquecedor post. No sabía que le daban a la carroña.
    Gracias por compartir

    ResponderEliminar
  4. En el Pirineo no se ven por eso me encanta contemplarlas si tengo ocasión. Las fotos preciosas. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Muy lindas y a mí me encantan. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Hola Kike,
    Muy chulo! Nada más leer el título me he acordado de una experiencia que tuve con un ave similar. Elegante. Elegante y majestuoso son los adjetivos que se me ocurren para describir como vuelan. Te la dejo aquí, quizás te guste http://goo.gl/2Z60zM

    ResponderEliminar
  7. Un ave que hasta no hace tantos años no llegaba a nidificar en Galicia y que hoy, en la zona sur ya se observa con bastante frecuencia.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar