lunes, 8 de julio de 2013

Pom Pom Camp, el corazón del delta del Okavango

Foto cortesía de Mario Moreno

Tras unos 25 minutos volando en avioneta desde Maun llegamos al corazón del Delta del Okavango. Aterrizamos en una pista de tierra (ver vídeo) y allí nos recogió Rams que sería nuestro guía durante un par de días. Nos subimos al todoterreno y nos ofreció unas bebidas frías que agradecimos ya que el calor apretaba.



Sobrevolar el delta fue una gran vivencia, os pongo un trocito en el vídeo de abajo.


Ver mapa más grande
Rams nos dio la primera lección de lo que es África, al preguntarle cuánto íbamos a tardar en llegar hasta el campamento contestó: "estamos a tres minutos del campamento pero podemos tardar tres minutos, tres horas o tres días... esto es África". Es cierto en África las cosas van a otro ritmo.

Llegamos al campamento y nos recibieron con canciones africanas por parte del personal. Nos obsequiaron con una bebida refrescante muy azucarada como todas las que bebí esos días y nos explicaron cómo funcionaba todo en ese lugar.

Una gran sorpresa fue que Baloo, el responsable del campamento, hablaba un castellano perfecto. Nos acompañó mientras comimos algo antes de que nos llevasen hasta nuestras tiendas (ver vídeo).

En una estructura de madera sobre una laguna estaban montadas las tiendas de campaña tipo habitación de hotel (esta fue la mejor de todas en las que estuvimos).

Dejé mis cosas y me senté un rato en la terraza, al minuto un elefante solitario cruzaba por el agua a 25 metros de mi. Un instante después tres facóqueros corrían por la orilla. Esto me preparó para lo que me esperaba los siguientes días.

El campamento está en medio de la selva, no hay vallas, los animales pueden entrar en él libremente. Situado en una concesión privada en aguas del sistema fluvial Xudum. La zona se encuentra en el límite occidental de la Reserva Natural de Moremi y ofrece un paisaje magnífico y una gran variedad de animales ya que es un oasis en mitad del desierto.

La primera noche los hipopótamos de la laguna no me dejaron dormir ya que estuvieron durante toda la noche haciendo mucho ruido pero por la mañana Baloo nos enseñó un truco que las siguientes noches no falló: dar unos fuertes golpes en las tablas de madera y esto hace que se alejen.

En este campamento me sentí como en familia, un ambiente muy agradable y constantemente estaban pendientes de cualquier cosa que pudieras necesitar. Es un lugar muy recomendable por su situación y por el servicio.

Aquí hicimos las primeras fotografías algunas de ellas os las iré enseñando poco a poco. Fue donde vi por primera vez en mi vida evolucionar un leopardo en libertad, esta experiencia quedará siempre grabada en mi recuerdo pero eso queda para otra entrada...

8 comentarios:

  1. ¡Menuda tienda!... mucho mejor que bastantes hoteles "occidentales"... ¡de lujo!

    A ver cuándo nos muestras ese leopardo... estamos pendientes :)

    Salud.

    ResponderEliminar
  2. Ya veo que has estado de maravilla.. Vamos como el rey de la selva.. Muy chulo el video..

    ResponderEliminar
  3. Otra estupenda entrada Kique !

    Aunque comparti con vosotros este safari y se como se desarrollo todo .... espero ansioso cada entrada nueva

    Hasta la próxima

    ResponderEliminar
  4. saludos;
    ¡¡ Joer !! vaya reportaje mas chulo, que digo yo, ¿ No necesitais a alguien para llevar los equipajes ?.... bromas aparte, seguire atento los reportajes, pues esta muy interesante.

    ResponderEliminar